Vida Sana ‘Día internacional del niño prematuro’

La Organización Mundial de la Salud, OMS, conmemoró el pasado 17 de noviembre el Día Mundial del Niño Prematuro o de la Prematuridad, destinado a aumentar la conciencia sobre la primera causa de mortalidad neonatal y la segunda de mortalidad infantil en el mundo.

Este es el tema en la presente emisión de nuestro programa radial ‘Vida Sana’, el cual puede escuchar dando click en el siguiente link:

      Día Internacional del bebé prematuro

Más de 200 países en el mundo programan actividades especiales, en busca de plantear un reconocimiento y una visualización más clara en la sociedad de las responsabilidades inesperadas que tocan a las familias que tienen bebes nacidos prematuros.

La prematuridad es planteada cuando el niño nace antes de las 37 semanas de gestación. Actualmente se estima en más de 15 millones el número de nacidos prematuros en el mundo cada año y la cifra está en aumento.

Uno cada diez nacimientos es prematuro

Más de uno cada diez nacimientos es prematuro y la cifra está en constante aumento en el mundo entero: más de un millón de niños nacidos en esta condición muere cada año por complicaciones en el parto.

El nacimiento prematuro es la principal causa de mortalidad neonatal, es decir dentro de las primeras cuatro semanas de vida, y la segunda causa de muerte entre los niños menores de cinco años, después de la neumonía.

Según la OMS “Más de las tres cuartas partes de los bebés prematuros pueden salvarse si se les prodiga cuidados sencillos, eficaces y poco onerosos”. Detalla en tal sentido la entidad mundial que  “administrar inyecciones de esteroides prenatales (a las embarazadas que corren riesgo de parto prematuro, para fortalecer los pulmones del bebé); aplicar la técnica de la “madre canguro” (la madre sostiene al bebé desnudo en contacto directo con su piel y lo amamanta con frecuencia); y administrar antibióticos para tratar las infecciones del recién nacido, sin que haya que recurrir a cuidados intensivos neonatales” podrían significar un cambio radical en las actuales cifras de supervivencia.

  • Un recién nacido es un niño que tiene menos de 28 días. Estos 28 primeros días de vida son los que comportan un mayor riesgo de muerte para el niño. Por este motivo, es esencial ofrecer una alimentación y una atención adecuadas durante este periodo con el fin de aumentar las probabilidades de supervivencia del niño y construir los cimientos de una vida con buena salud.

Datos y cifras

  • Se estima que cada año nacen unos 15 millones de niños prematuros (antes de que se cumplan las 37 semanas de gestación). Esa cifra está aumentando.
  • Las complicaciones relacionadas con la prematuridad, principal causa de defunción en los niños menores de cinco años, provocaron en 2015 aproximadamente un millón de muertes.
  • Tres cuartas partes de esas muertes podrían prevenirse con intervenciones actuales y coestoeficaces.
  • En los 184 países estudiados, la tasa de nacimientos prematuros oscila entre el 5% y el 18% de los recién nacidos.

Visión general

Se considera prematuro un bebé nacido vivo antes de que se hayan cumplido 37 semanas de gestación. Los niños prematuros se dividen en subcategorías en función de la edad gestacional:

  • prematuros extremos (menos de 28 semanas).
  • muy prematuros (28 a 32 semanas).
  • prematuros moderados a tardíos (32 a 37 semanas).

El parto inducido y el parto por cesárea no deben planificarse antes de que se hayan cumplido 39 semanas de gestación, salvo que esté indicado por razones médicas.

El problema

Cada año nacen en el mundo unos 15 millones de bebés antes de llegar a término, es decir, más de uno en 10 nacimientos. Aproximadamente un millón de niños prematuros mueren cada año debido a complicaciones en el parto. Muchos de los bebés prematuros que sobreviven sufren algún tipo de discapacidad de por vida, en particular, algunas de éstas relacionadas con el aprendizaje y problemas visuales y auditivos.

A nivel mundial, la prematuridad es la primera causa de mortalidad en los niños menores de cinco años. En casi todos los países que disponen de datos fiables al respecto, las tasas de nacimientos prematuros están aumentando.

Las tasas de supervivencia presentan notables disparidades entre los distintos países del mundo. En contextos de ingresos bajos, la mitad de los bebés nacidos a las 32 semanas (dos meses antes de llegar a término) mueren por no haber recibido cuidados sencillos y costoeficaces, como aportar al recién nacido calor suficiente, o no haber proporcionado apoyo a la lactancia materna, así como por no habérseles administrado atención básica para combatir infecciones y problemas respiratorios.

Tomado de Organización Mundial de la Salud https://www.who.int