Educación al paciente

¿Cómo manejo mis medicamentos?

  • Pregunte a su médico cuándo debe tomar sus medicamentos y si puede hacerlo con las comidas.
  • Guarde sus medicamentos tal como se lo indica su médico.
  • Consérvelos en su envase original.
  • Siempre surta su receta a tiempo para evitar quedarse sin su medicamento.
  • No tome una dosis mayor del medicamento formulado.
  • Consulte con su médico antes de comprar un medicamento de venta libre, como un antihistamínico o “tabletas para el resfrío” o suplementos vitamínicos para asegurarse de que no interfieran con su medicamento recetado.
  • Siempre consulte con su médico antes de dejar de tomar un medicamento.
  • Si tiene alguna pregunta sobre el efecto de sus píldoras, pregúntele a su médico tratante.
  • Anote los nombres y dosis de los medicamentos que toma.
  • Guarde todos los medicamentos fuera del alcance de niños y mascotas.

¿Cómo puedo recordar la toma del medicamento?

  • Tómelo a la misma hora todos los días.
  • Use una caja de pastillas semanal con separadores para cada día.
  • Pídale a sus familiares y amigos que le ayuden a recordar.
  • Use un calendario de pastillas o un cuadro recordatorio de medicamentos.
  • Deje notas que lo ayuden a recordar.
  • Pruebe con mensajes por correo electrónico o del calendario.
  • Use un reloj pulsera con alarma.

 Tomado de la Sociedad Americana del Corazón ©2015

¿Cómo puedo cocinar de manera saludable?

Un plan de alimentación saludable es comer menos grasas saturadas, grasas trans, sodio, azúcares agregados y calorías.  No hace falta que renuncie al sabor o a las cosas que le encantan, simplemente aprenda las siguientes técnicas para cocinar sano y podrá tenerlo casi todo.

  • Asar: En el horno sobre una rejilla para que la carne o pollo no se cocine en la grasa que desprende. Cocine a 350 grados para evitar quemar la comida. Humedezca con líquidos no endulzados como vino, caldo sin sal o bajo en sodio, jugo de tomate o jugo de limón. Las verduras también quedan deliciosas asadas.
  • Hornear: En el horno en recipientes con o sin tapa.  Al hornear, la comida se cocina lentamente con calor suave.  De esta manera la humedad se evapora lentamente y realza el sabor.
  • Cocer a fuego lento o guisar: Sobre la estufa con un poco de líquido (agua o caldo). Después de cocinar puede refrigerar la comida y sacarle la grasa que se haya solidificado arriba antes de recalentarla.
  • Saltear: En una cacerola pequeña o sartén sobre calor directo. Use spray vegetal antiadherente o una pequeña cantidad de aceite de canola.
  • Freír al estilo chino: En un wok sobre fuego alto con una pequeña cantidad de aceite vegetal.
  • Cocinar al microondas: Caliente la comida rápidamente en un recipiente apto para usar en microondas.
  • Cocinar al vapor: En una cesta de alambre sobre agua a fuego lento. Esta técnica es la mejor para mantener la forma y textura de los alimentos.

¿Cómo puedo consumir menos grasas saturadas y calorías sin perder sabor?

  • Agregue frutas, verduras y granos integrales a sus comidas.
  • Elija cortes magros y sáquele la grasa visible antes de cocinar.
  • Después de dorarla, ponga la carne molida en un colador cubierto con toallas de papel y sáquele el exceso de grasa.
  • Elija el pescado enlatado en agua sin sal agregada o con bajo contenido de sodio. Saque el aceite de las latas de atún, salmón o sardinas y enjuague el pescado con agua.
  • No cocine de más las verduras. Cocínelas al vapor o al horno en lugar de hervirlas para que no pierda tanto su sabor ni textura natural.
  • Compare las etiquetas de datos de nutrición para buscar un aderezo para ensaladas sabroso que tenga menor contenido de calorías, grasas saturadas y sodio.
  • Utilice hierbas y especias para darle sabor a las comidas.

Tomado de la Sociedad Americana del Corazón ©2015

¿Cuáles son los síntomas del estrés?

  • Sentirse enojado y con miedo.
  • Dificultar para dormir.
  • Sufrir dolores y molestias en la cabeza, cuello, mandíbula y espalda.
  • Motivar hábitos como fumar, beber, comer de más y abusar de las drogas.
  • Puede no sentirlo, aunque su cuerpo lo está sufriendo.

¿Cómo puedo llevar una vida más relajada?

  • Diríjase a sí mismo en forma optimista, transformando los pensamientos negativos en positivos.  Por ejemplo, en vez de pensar “no puedo hacer esto”, diga “haré lo mejor que pueda”.
  • Tómese entre 15 y 20 minutos por día para sentarse en silencio, relajarse, respirar profundo y pensar en una situación tranquila.
  • Realice actividad física con regularidad. Haga lo que disfruta: caminar, nadar, andar en bicicleta o practicar yoga. Liberar la tensión de su cuerpo le ayudará a sentirse mucho mejor.
  • Prevea las cosas que puedan llegar a alterarlo. Por ejemplo, pase menos tiempo con personas que le molestan.
  • Evite conducir durante el tráfico en las horas pico.
  • Aprenda a decir “no”. No prometa demasiado.
  • Abandone los malos hábitos. El exceso de alcohol, cigarrillos o cafeína puede aumentar el estrés. Si fuma, tome la decisión de dejarlo ahora.
  • Duerma lo suficiente. Intente dormir entre 6 y 8 horas cada noche.
  • Sea organizado. Utilice “listas de quehaceres”, le ayudará a enfocarse en las tareas más importantes.

Tomado de la Sociedad Americana del Corazón ©2015

¿Cómo puedo entender la etiqueta de 'datos de nutrición'?

La mayoría de los alimentos en el supermercado tienen una etiqueta de información nutricional y una lista de ingredientes. Compare nutrientes y calorías de un alimento con los de otro, asegúrese de no comprar alimentos ricos en calorías, grasas saturadas, grasas trans, sodio y azúcares agregados.

La etiqueta ‘Datos de nutrición’ contiene la siguiente información:

  • Tamaño de la porción: Esto significa qué cantidad del alimento se considera una “porción”. Un paquete puede contener muchas porciones. Si lo come completo, necesita ajustar la cantidad de nutrientes y calorías que consume.
  • Calorías: Esto indica cuánta energía hay en el alimento. Es útil saberlo si intenta reducir calorías para perder peso.
  • Grasas totales: Esta es la cantidad de grasa que se encuentra en una porción del alimento. Incluye la cantidad de “grasas malas” (saturadas y trans) y “grasas buenas” (monoinsaturadas y poliinsaturadas). La grasa tiene mayor cantidad de calorías que las proteínas o los carbohidratos. Por lo tanto, reducir la ingesta de grasas lo ayudará a disminuir la cantidad de calorías que consume.
  • Grasas saturadas: Consumir estas grasas “malas” en exceso puede aumentar su nivel de colesterol y su riesgo de sufrir enfermedades del corazón y ataques al cerebro. Limite su ingesta de grasas saturadas a menos de 5 a 6 por ciento del total de las calorías. Para una persona que necesita consumir 2.000 calorías diarias, corresponde entre 11 a 13 gramos de grasas saturadas.
  • Grasas trans: Estas grasas también se consideran “grasas malas” porque pueden aumentar el colesterol LDL y su riesgo de contraer enfermedades del corazón. Elija alimentos con “0” gramos de grasas trans y lea la lista de ingredientes para evitar alimentos hechos con “aceites hidrogenados”. Todas las personas pueden beneficiarse si limitan el consumo de grasas trans.
  • Colesterol: La FDA recomienda ingerir menos de 300 mg de colesterol por día para mantener niveles de colesterol normales.
  • Sodio: La sal es cloruro de sodio. La mayoría de las personas deben consumir menos de 1.500 mg al día. Eso equivale a un poco más de 1/2 cucharadita de sal.
  • Total de carbohidratos: Los carbohidratos en los alimentos se ingieren y se convierten en glucosa (o azúcar) para proporcionar energía a las células del cuerpo. Elija alimentos a base de carbohidratos con alto contenido de nutrientes como verduras, frutas, panes, cereales y pastas integrales.
  • Fibra dietética: La fibra soluble puede ayudar a disminuir su riesgo de sufrir enfermedades del corazón y algunos tipos de cáncer. Los granos integrales, frutas y verduras contienen fibra dietética.
  • Azúcares: Existen varios nombres de “azúcares agregados”, tales como sacarosa, fructosa, glucosa, maltosa, dextrosa, jarabe de maíz, jugo de frutas concentrado y miel. Mire la lista de ingredientes y asegúrese de que no haya muchos “azúcares agregados”.
  • Proteína: Es uno de los componentes de los alimentos que nos brindan energía. La proteína animal contiene grasas saturadas. Elija pescados y aves sin piel y limite su ingesta de carnes rojas. Use productos lácteos bajos en grasa. Pruebe otras fuentes de proteína tales como frijoles, nueces, semillas y otros productos a base de soya.
  • Vitaminas y minerales: Son componentes importantes de su dieta. Comer una variedad de alimentos le ayudará a alcanzar su meta diaria del 100 por ciento de vitamina A, vitamina C, calcio y hierro.

 Tomado de la Sociedad Americana del Corazón ©2015

¿Cómo puedo mejorar mi colesterol?

Hay muchos cambios en el estilo de vida que puede hacer para mejorar el colesterol. Puede comer alimentos saludables, alcanzar y mantener un peso saludable y hacer actividad física. Algunas personas también necesitan tomar medicamentos para disminuir su colesterol.

La mayor parte de las enfermedades vasculares y del corazón son causadas por la acumulación de colesterol, placas y otros depósitos de grasa en las paredes de las arterias. En ocasiones, las arterias que alimentan al corazón están tan obstruidas que se reduce el flujo sanguíneo, causando dolor en el pecho. Si se forma un coágulo y bloquea la arteria, puede provocar un ataque al corazón. De manera similar, si un coágulo bloquea la arteria que conduce al cerebro, puede resultar en un ataque cerebral.

¿Qué debería comer?

Concéntrese en comer alimentos bajos en grasas saturadas y trans, como:

  • Variedad de frutas y vegetales.
  • Alimentos con granos enteros como pan, cereal, pasta y arroz integral.
  • Productos lácteos sin grasa, con 1% de grasa o bajos en grasa.
  • Pollo sin piel y carnes magras.
  • Salmón, trucha, atún y sardinas.
  • Nueces, semillas y legumbres.
  • Aceite de canola, maíz, oliva y girasol.  

¿Qué debo limitar?

  • Alimentos con mucha sal.
  • Dulces y bebidas azucaradas.
  • Carnes rojas y carnes grasas que no estén desgrasadas.
  • Carnes procesadas con mucho sodio.
  • Productos lácteos enteros como leche, crema, helado y queso.
  • Alimentos horneados con grasas saturadas y trans como donas, tortas y galletas.
  • Evite alimentos que digan “aceites hidrogenados” en el panel de ingredientes.
  • Aceites saturados como el aceite de coco y aceite de palma.
  • Grasas sólidas como la manteca vegetal y margarina en pan.
  • Alimentos fritos.

¿Qué consejos de cocina debo seguir?

  • Agregue variedad de frutas y vegetales a sus comidas.
  • Use una rejilla para escurrir la grasa al asar u hornear pollo y carnes.
  • No rocíe con aceite; utilice vino, jugos de fruta o marinadas.
  • Ase o cocine a la parrilla en vez de freír.
  • Corte la grasa visible de la carne antes de cocinar y retire la piel de la carne del pollo.
  • Utilice aceite vegetal en aerosol para dorar o saltear comidas.
  • Sirva porciones más chicas cuando se trata de platos con muchas calorías.

Tomado de la Sociedad Americana del Corazón ©2015

Qué es la presión arterial alta?

La presión arterial alta significa que la fuerza de la sangre que empuja contra los lados de sus arterias se encuentra constantemente en el valor alto lo que puede conducir a un infarto, un ataque cerebral o a una insuficiencia renal.

La presión arterial está representada por dos cifras. La cifra más alta (sistólica) muestra la presión mientras el corazón está latiendo. La cifra más baja (diastólica) muestra la presión cuando el corazón descansa entre un latido y otro. La cifra sistólica siempre se coloca primero.

En los adultos, lo normal es una lectura de presión arterial de menos de 120/80. Una lectura de presión arterial igual o mayor a 140/90 es alta por consiguiente requiere hacer cambios al estilo de vida para reducir el riesgo de sufrir un ataque cerebral.

¿Quiénes tienen mayor riesgo de sufrir presión arterial alta?

  • Las personas con antecedentes familiares de presión arterial alta.
  • Los afroamericanos.
  • Los mayores de 35 años.
  • Las personas con sobrepeso u obesidad.
  • Las personas que consumen demasiado alcohol y sal.
  • Las mujeres que usan píldoras anticonceptivas.
  • Las personas sin actividad física.
  • Las mujeres embarazadas.

¿Cómo puedo controlar la presión arterial alta?

Incluso si ya ha tenido un ataque cerebral o un ataque al corazón, controlar la presión arterial alta puede ayudar a evitar que sufra otro. Tome las siguientes medidas:

  • Adelgace si tiene sobrepeso.
  • Siga una dieta saludable y baja en sal, grasas saturadas y grasas trans.
  • Coma frutas y verduras, y productos lácteos bajos en grasa.
  • Realice actividad física regularmente.
  • Limite el consumo de alcohol a no más de dos bebidas al día si es hombre y una bebida al día si es mujer. Consulte a su médico sobre el consumo de alcohol, ya que puede elevar la presión arterial.
  • Tome todos los medicamentos como fueron recetados para controlar la presión.
  • Sepa cuál debe ser su presión arterial y trate de mantenerla en ese nivel.

Tomado de la Sociedad Americana del Corazón ©2015

¿Por qué debo limitar la sal?

Su médico pudo haberle sugerido que reduzca la ingesta de sal en su dieta. La sal de mesa es cloruro de sodio. Una cucharadita de sal representa aproximadamente 2.300 mg de sodio. Necesita tener cierto equilibrio entre sodio y agua en el cuerpo, en todo momento. Demasiada sal o agua en su sistema alterarán el equilibrio. Cuando uno está sano los riñones eliminan el sodio extra para mantener el equilibrio adecuado.

¿Qué es lo malo del sodio?

Mucho sodio en su sistema hará que su cuerpo retenga líquidos. Esto añade una carga a su corazón y a los vasos sanguíneos. En algunas personas esto puede desencadenar la presión arterial alta o aumentarla. Una menor cantidad de sodio en su dieta puede ayudar a evitar o reducir la presión arterial alta. Las personas que tienen la presión arterial alta son más propensas a tener enfermedades del corazón y ataques cerebrales.

¿Qué cantidad de sodio necesito?

Muchas personas consumen mucho sodio, generalmente sin saberlo. Una persona en promedio consume aproximadamente 3.400 mg de sodio al día.

  • Para que su corazón tenga una salud óptima no debe consumir más de 1.500 mg de sodio por día. Ese nivel se asocia con una reducción significativa en la presión arterial, lo que disminuye el riesgo de enfermedad del corazón y ataque al cerebro.
  • Su médico puede indicarle que deje completamente de consumir sal.

¿Qué alimentos debemos limitar?

La mejor manera de reducir el sodio es evitar la comida rápida y los alimentos pre envasados y procesados, que tienden a ser altos en sodio. Lea las etiquetas de los alimentos y escoja el nivel más bajo de sodio que encuentre en los siguientes productos:

  • Panes
  • Cortes fríos y carnes curadas.
  • Pizza.
  • Pollo.
  • Sopas.
  • Sándwiches
  • Quesos y mantequilla.
  • Nueces y semillas.
  • Alimentos congelados y refrigerios.
  • Condimentos (salsa de tomate, mostaza, mayonesa).
  • Encurtidos y aceitunas.
  • Sales en los condimentos.

¿Cómo puedo cocinar con menos sal y más sabor?

  • Evite agregar sal de mesa a las comidas.
  • Utilice hierbas y especias para darle sabor a las comidas.
  • Ingiera frutas y verduras frescas, carnes magras, aves sin piel, pescado y atún enlatado en agua.
  • Use productos preparados sin sal agregada; pruebe las sopas y consomés bajos en sodio y el caldo sin sal.
  • Enjuague las verduras, los frijoles y los mariscos enlatados para reducir la sal.
  • Rocíe vinagre o jugo de cítricos en los alimentos antes de comerlos. El vinagre va muy bien con vegetales como la espinaca.

¿Qué debo saber para salir a comer?

Controlar la ingesta de sodio no implica arruinar el placer de salir a comer. Pero debe pedir con cuidado. Tenga en cuenta los siguientes consejos para las comidas fuera del hogar:

  • Seleccione vegetales verdes y frutas cuando estén disponibles. Pida aceite y vinagre para sazonar su ensalada o aderezos por separado.
  • Especifique lo que quiere y cómo desea que sea preparada la comida. Solicite que su plato sea preparado sin sal agregada.
  • Recuerde controlar la porción. ¡Siempre puede llevar a su casa una caja con comida!

Tomado de la Sociedad Americana del Corazón ©2015

¿Por qué debo mantenerme físicamente activo?

Si su doctor le sugirió que comience un programa de actividad física, siga ese consejo. La Asociación Americana del Corazón  recomienda que todos los adultos realicen al menos 150 minutos de actividad física moderada-intensa cada semana. Las personas que no realizan suficiente actividad física tienen muchas más posibilidades de tener problemas cardíacos.

La actividad física regular de intensidad moderada puede reducir el riesgo de:

  • Enfermedad coronaria y ataque al corazón.
  • Presión arterial alta.
  • Colesterol total alto, colesterol LDL (malo) alto y colesterol HDL (bueno) bajo.
  • Sobrepeso u obesidad.
  • Diabetes.
  • Ataque cerebral.

Si tiene una enfermedad crónica, hable con su médico sobre un programa de ejercicio adecuado para usted. Una vez que comience, se dará cuenta que ejercitar no sólo es bueno para su salud, ¡ sino que también es divertido !

¿Qué más puede hacer la actividad física por mí?

La actividad física está asociada con los siguientes beneficios:

  • Fortalece su corazón, pulmones, huesos y músculos.
  • Le da más energía y fuerza.
  • Alcanza una composición corporal favorable.
  • Lo ayuda a controlar el peso y la presión arterial.
  • Lo ayuda a controlar el estrés.
  • Contribuye a mejorar el sueño.
  • Lo ayuda a sentirse mejor sobre su apariencia.

¿Qué tipo de actividades debería realizar?

¡No necesita ser un atleta para reducir su riesgo de padecer enfermedades del corazón y ataques al cerebro! Si lo hace varios o todos los días, puede beneficiarse de actividades como éstas:

  • Caminar a paso enérgico.
  • Trabajar en el jardín y en el patio.
  • Realizar tareas domésticas moderadas a pesadas.
  • Bailar por placer o hacer ejercicio en casa  

Una actividad física más vigorosa puede mejorar aún más el estado de su corazón y pulmones. Comience suavemente y vaya aumentando a medida que su corazón se vuelva más fuerte. Comience con intensidad suave a moderada, por períodos de tiempo cortos. Extienda sus sesiones durante toda la semana.

La mayoría de los adultos saludables no necesitan consultar a un médico o proveedor de cuidados de la salud antes de empezar a ser más activos físicamente. Sin embargo, el proveedor del cuidado de la salud puede aconsejarlo sobre los tipos de actividades y las formas de progreso que son mejores para usted, en un ritmo seguro y firme. Luego intente una o más de las siguientes actividades:

  • Hacer excursionismo o trotar.
  • Subir escaleras.
  • Andar en bicicleta, nadar o remar.
  • Danza aeróbica o esquí de fondo.

¿Con qué frecuencia debo hacer ejercicio?

  • Realice un total de al menos 150 minutos de actividad física moderada-intensa o 75 minutos de actividad física vigorosa por semana.
  • Asegúrese de que sea regular, puede llegar al objetivo de 150 minutos al hacer aproximadamente 30 minutos de actividad física en la mayoría o todos los días. 

¿Qué más puedo hacer?

Busque formas de añadir más actividad física a su rutina diaria. Puede hacer una gran diferencia en su salud general con sólo hacer unos pequeños cambios en su estilo de vida. A continuación se incluyen algunos ejemplos:

  • Camine por 10 o 15 minutos durante la hora del almuerzo.
  • Use las escaleras en lugar del ascensor y las escaleras mecánicas.
  • Estacione lejos de la tienda y camine por el estacionamiento.

¿Qué es el síndrome metabólico?

Se le llama así a un grupo de factores de riesgo que aumentan las probabilidades de sufrir enfermedades del corazón, diabetes, ataques cerebrales y otros problemas de salud. Se puede diagnosticar cuando están presentes tres de los siguientes cinco factores de riesgo:

  • Glucosa en sangre elevada (azúcar).
  • Niveles bajos de colesterol HDL (bueno) en la sangre.
  • Niveles altos de triglicéridos en la sangre.
  • Circunferencia de la cintura grande o cuerpo en “forma de manzana”.
  • Presión arterial alta.

El síndrome metabólico es una afección seria de la salud.

¿Quiénes tienen síndrome metabólico?

En los últimos años, este síndrome se ha vuelvo mucho más común. Se estima que alrededor del 34 por ciento de las personas adultas lo sufren. El riesgo de tener el síndrome metabólico aumenta con la edad.

¿Cómo se diagnostica el síndrome metabólico?

 El criterio para identificar este síndrome es la presencia de tres o más de estos factores de riesgo:

  • Obesidad central. Se mide en la circunferencia de la cintura:
  • Más de 102 cm en los hombres.
  • Más de 88 cm  en las mujeres.
  • Niveles de triglicéridos en sangre en ayunas de 150 mg/dL o más o estar tomando medicamentos para triglicéridos elevados.
  • Bajos niveles de colesterol HDL o estar tomando medicamentos para el colesterol HDL bajo:
  • Hombres: menos de 40 mg/dL.
  • Mujeres: menos de 50 mg/dL.
  • Presión arterial elevada de 130/85 mm Hg o superior o estar tomando medicamentos para la presión arterial alta.
  • Glucosa en ayunas (azúcar en sangre) de 100 mg/dL o superior o estar tomando medicamentos para la glucosa en sangre elevada.

¿Cómo se trata el síndrome metabólico?

Las personas con el síndrome metabólico pueden reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular y diabetes tipo 2 controlando los factores de riesgo. La mejor manera es que bajen de peso, sigan una dieta saludable y aumenten la actividad física.

Estos son algunos pasos importantes para los pacientes y los médicos en el tratamiento de esta enfermedad:

  • Controlar periódicamente el peso corporal (especialmente la obesidad central).
  • Controlar la glucosa en sangre, las lipoproteínas y la presión arterial.
  • Tratar los factores de riesgo individuales (hiperlipidemia, presión arterial alta y glucosa elevada en sangre) según las pautas establecidas.
  • Elegir agentes antihipertensivos de forma cuidadosa ya que los diferentes medicamentos tienen efectos diferentes sobre la sensibilidad a la insulina.

Tomado de la Sociedad Americana del Corazón ©2015

¿Qué es la diabetes y cómo puedo controlarla?

Su aparato digestivo convierte los carbohidratos que consume en glucosa un tipo de azúcar que se absorbe en la sangre. La insulina es una hormona que ayuda a las células del cuerpo a absorber la glucosa de la sangre y usarla o almacenarla para convertirla en energía.

Cuando usted tiene diabetes, o bien su cuerpo no produce suficiente insulina o no puede usar su propia insulina tan bien como debe, o ambas cosas. Esto hace que se acumule demasiada azúcar en la sangre.

¿Qué tipos de diabetes existen?

Hay dos formas principales de diabetes: tipo 1 y tipo 2.

La diabetes tipo 2 es la forma más común. Aproximadamente 90 a 95 por ciento de los adultos de este país que han sido diagnosticados con diabetes tienen diabetes tipo 2. Se desarrolla con mayor frecuencia en adultos de mediana edad y adultos mayores. Con frecuencia se la relaciona con el sobrepeso, la obesidad y el sedentarismo.

La resistencia a la insulina es un trastorno donde el cuerpo produce insulina pero no la usa eficientemente y suben los niveles de glucosa en sangre. Si no se controla, la resistencia a la insulina puede provocar prediabetes o diabetes tipo 2.

La diabetes tipo 1 por lo general comienza de manera prematura, pero también se puede desarrollar en adultos. Es el resultado de la incapacidad del cuerpo para producir insulina. Las personas con este tipo de diabetes deben administrarse insulina todos los días para controlar los niveles de glucosa en sangre.

¿Estoy en riesgo?

La cantidad de personas con diabetes está en aumento. Cada vez más personas tienen sobrepeso o son obesas, no realizan suficiente actividad física y no tienen una dieta saludable. Estos factores pueden aumentar el riesgo de diabetes tipo 2. Si bien la diabetes tipo 2 ha sido históricamente más frecuente en adultos, la gente joven está desarrollando diabetes a un ritmo alarmante.

¿Cómo puedo controlar el riesgo de enfermedad del corazón y ataque al cerebro?

La diabetes es un factor de riesgo importante en las enfermedades del corazón y ataque cerebral. Otros principales factores de riesgo son el tabaquismo, el colesterol alto, la presión arterial alta, la inactividad física o la obesidad. Si usted tiene diabetes, es muy importante que se haga los chequeos regulares. Trabaje con su médico para controlar la diabetes y reducir cualquier otro factor de riesgo:

  • Controle su peso, la presión arterial y el colesterol con un plan de alimentación saludable para el corazón que tenga bajo contenido de grasas saturadas, grasas trans, sal (sodio) y azúcares agregados.
  • Sea físicamente activo. Propóngase una rutina de ejercicios aeróbicos semanales de al menos, 150 minutos de intensidad moderada, como una caminata enérgica o 75 minutos de intensidad vigorosa.
  • Si bebe alcohol, no tome más de una bebida por día si es mujer, o dos por día si es hombre.
  • Disminuya su presión arterial, en caso que sea demasiado elevada. Propóngase tener una presión arterial normal que sea inferior a 120 mm Hg para el número sistólico (superior) e inferior a 80 mm Hg para el número diastólico (inferior).
  • No fume y evite ser fumador pasivo.
  • Si toma medicamentos, tómelos exactamente como se lo han indicado. Si tiene alguna consulta sobre la dosis o los efectos secundarios, pregúntele a su proveedor de atención de la salud o farmacéutico. 

Tomado de la Sociedad Americana del Corazón ©2015

¿Qué puedo hacer para tener un estilo de vida más saludable?

Nunca es tarde para comenzar a tomar mejores decisiones en cuanto a la salud. Lo único que necesita es un objetivo, un plan y el deseo de vivir mejor.

A continuación encontrará unos pasos sencillos a seguir:

  • No fume ni consuma productos del tabaco.
  • Examine su presión arterial con frecuencia. Mantenga la presión arterial en menos de 120/80 mm Hg.
  • Siga una dieta saludable que concuerde con las recomendaciones de la Asociación Americana del Corazón.
  • Ser más activo físicamente. Realice cada semana por lo menos 150 minutos de actividad física de intensidad moderada o 75 minutos de intensidad vigorosa (o una combinación).
  • Alcance y mantenga un peso saludable (masa corporal de menos de 25 kg/m2).
  • Controle su colesterol. Hable con su médico sobre el resultado y cómo impacta en su salud general.
  • Mantenga la glicemia en ayunas en menos de 100 mg/dL.

¿Qué son los anticoagulantes y los agentes antiplaquetarios?

Los anticoagulantes y agentes antiplaquetarios son medicamentos que reducen la coagulación de la sangre en una arteria, vena o el corazón. Los coágulos pueden bloquear el flujo de sangre hacia su corazón y provocar un ataque al corazón. También pueden bloquear el flujo sanguíneo hacia su cerebro, provocando un ataque cerebral.

¿Qué debo saber sobre los anticoagulantes?

Los anticoagulantes (también llamados “diluyentes de la sangre”) son fármacos que pueden evitar que se produzcan coágulos en su sangre o que los existentes aumenten de tamaño. Pueden prevenir la formación de coágulos dañinos en su corazón, venas o arterias. Los coágulos pueden bloquear el flujo sanguíneo y provocar un ataque al corazón o un ataque cerebral.

  • Algunos ejemplos de esos medicamentos son heparina, warfarina, apixaban y rivaroxabán.
  • Debe tomar anticoagulantes siguiendo las indicaciones de su médico.
  • Los análisis de sangre regulares le permitirán conocer a su médico cómo están funcionando los anticoagulantes.
  • Debe informar a otros médicos y dentistas que está tomando anticoagulantes.
  • Nunca tome aspirinas junto con anticoagulantes a menos que su médico se lo indique.
  • Consulte a su médico antes de tomar cualquier otra cosa, como vitaminas, medicamentos para el resfrío, pastillas para dormir o antibióticos. Éstos pueden fortalecer o debilitar los anticoagulantes, lo que puede ser peligroso.
  • Informe a su familia cómo los toma y lleve siempre una tarjeta de identificación médica de emergencia. 

¿Los anticoagulantes pueden causar problemas?

Si usted sigue las indicaciones de su médico, probablemente no tenga ningún problema. Sin embargo, debe informar a su médico inmediatamente si:

  • La orina se torna color rojo o marrón oscuro.
  • Las deposiciones se tornan color rojo, marrón oscuro o negro.
  • Sangra más de lo normal cuando tiene el período.
  • Le sangran las encías.
  • Tiene dolor de cabeza o estómago muy fuerte que no se le pasa.
  • Se siente enfermo, débil o mareado.
  • Sospecha estar embarazada.
  • A menudo se encuentra moretones o ampollas de sangre.
  • Tiene un accidente de cualquier tipo. 

¿Qué debo saber sobre los agentes antiplaquetarios?

Estos medicamentos, como la aspirina, evitan la formación de coágulos de sangre. Por este motivo, actualmente muchos doctores recetan aspirinas a los pacientes cardíacos.

La aspirina puede salvar su vida si sufre de problemas del corazón. No necesita una receta para comprarla, pero es tan importante como cualquier otro medicamento que su médico le indica tomar. Debe usarla según sus indicaciones.

La aspirina:

  • Ayuda a evitar que la sangre coagule.
  • Se ha demostrado que reduce el riesgo de sufrir un ataque al corazón, ataque cerebral o un ataque isquémico transitorio en ciertos pacientes.
  • No debe tomarse con anticoagulantes a menos que su médico se lo indique.
  • Debe tomarse según las indicaciones de su médico; a menudo en dosis pequeñas todos los días o día por medio si usted ya tiene una enfermedad cardiovascular o tiene un alto riesgo de padecerla.
  • No se puede tomar si va a someterse a una cirugía. 

¿Debo usar una identificación médica de emergencia?

Sí, siempre llévela consigo. Úsela: siempre llévela con usted, en la cartera o billetera. Debe incluir:

  • El nombre del medicamento que está tomando.
  • Su nombre, número de teléfono y dirección.
  • El nombre, la dirección y el número de teléfono de su médico. 

Tomado de la Sociedad Americana del Corazón ©2015